Como si de un verdadero plato se tratase, esta marca fue creada gracias a la mezcla de una serie de ingredientes que se detallan a continuación:
Aquí encontrarás cositas únicas, personales, cuidadas hasta el más mínimo detalle.

Todas ellas son producto de una galletita loca que no puede parar de imaginar, crear y soñar cosas bonitas.

Espero que te gusten.

¡Gracias por tu visita!
Si buscas algo especial, diferente y personal, éste es tu sitio. Da igual si quieres un detalle para regalar o para uso personal. Te invito a que pasees por todos los catálogos que aparecen aquí. De todas formas, en esta página principal irán apareciendo entradas con las novedades que luego incluiré en cada uno de dichos catálogos, clasificadas adecuadamente. Si te interesa un tema en concreto, no dudes en pinchar en la gallinita correspondiente, pues allí podrás encontrar toda la información necesaria para hacer un pedido, como los precios, gastos de envío... Si aún así te queda alguna duda, ya sabes, escríbeme a la dirección que aparece arriba.

Y si quieres estar permanentemente informad@ de lo que se inventa esta galletita, visítame a menudo, me harás muy feliz.


martes, 30 de agosto de 2011

PINTAR, PINTAR, PINTA SIN PARAR...

¿Os acordais de esta melodía?. La tuve todo el fin de semana en la cabeza. El motivo, que mi pasillo llevaba tiempo diciéndome: "píiiiiintame" (es lo que tiene tener un peque al que le gusta demasiado jugar a cosas "poco tranquilas"), así que me fui a una tienda a buscar todo lo necesario y me puse manos a la obra. O sea, que tuve que dejar mis pequeños pinceles a un lado, para pasarme a la brocha gorda. Era la primera vez que lo hacía, y realmente, ha quedado la mar de bien. Eso sí, ayer me dolía cada centímetro de mi cuerpo y hasta me salieron dos pequeños callos en la mano derecha.
Con respecto al color de la pintura, yo siempre fui de beige muy clarito, pero esta vez me animé a darle un poco más de intensidad, para que contrastara con el blanco de las molduras y los muebles, así que me pasé a un tono que yo llamaba "café con leche", para que mi hijo entendiese cómo iban a quedar las paredes, pero cuando fui a la tienda a escoger el color, quedé asustada con los nombres que ponen a las diferentes tonalidades que venden. Había una que se llamaba "colorete", qué bueno, pero para nombres raros, el de la pintura que yo quería: "arroz salvaje", sí, sí, como suena. En mi vida pensé que ese color pudiese existir, o que el arroz se domesticase, jaja. En fin, como os digo, que afortunadamente el resultado final fue el esperado, nada de desagradables sorpresas de ver la muestra y luego caerte para atrás al verlo en la pared. Además, hace un mes o así me dio por poner unas cortinitas de cuadritos vichy beige en las puertas de la cocina y del salón, así que el conjunto quedó muy coqueto.
Os muestro un poquito de pared para que veais el color y las cortinitas, porque aunque no se distinga perfectamente el tono, os podéis hacer una idea.




BSS

No hay comentarios: