Como si de un verdadero plato se tratase, esta marca fue creada gracias a la mezcla de una serie de ingredientes que se detallan a continuación:
Aquí encontrarás cositas únicas, personales, cuidadas hasta el más mínimo detalle.

Todas ellas son producto de una galletita loca que no puede parar de imaginar, crear y soñar cosas bonitas.

Espero que te gusten.

¡Gracias por tu visita!
Si buscas algo especial, diferente y personal, éste es tu sitio. Da igual si quieres un detalle para regalar o para uso personal. Te invito a que pasees por todos los catálogos que aparecen aquí. De todas formas, en esta página principal irán apareciendo entradas con las novedades que luego incluiré en cada uno de dichos catálogos, clasificadas adecuadamente. Si te interesa un tema en concreto, no dudes en pinchar en la gallinita correspondiente, pues allí podrás encontrar toda la información necesaria para hacer un pedido, como los precios, gastos de envío... Si aún así te queda alguna duda, ya sabes, escríbeme a la dirección que aparece arriba.

Y si quieres estar permanentemente informad@ de lo que se inventa esta galletita, visítame a menudo, me harás muy feliz.


martes, 24 de abril de 2012

JUGANDO AL GATO Y AL RATÓN


EL GATO Y EL RATON

Poema para niños





Que tendrá el señor ratón

Se ve triste y desolado

No sale del aquél rincón

Solo mira al otro lado



Por la ventana se ve

Que el gato está agazapado

Los dos mirando aquel queso

Ponen cara de enojados



Caminan los dos despacio

Hacia la mesa encantados

Sin darse cuenta seguro

Que el quesito está tapado



Quien de los dos abrirá

La quesera en la mesada

Se armará la gran pelea

Los dos quedarán sin nada



Luego pensaron un poco

Dijeron valdrá la pena

Por un pedazo de queso

Mejor me voy para afuera



Por no perder la costumbre

En el jardín se escondió

El ratón atrás de una planta

Y el gato lo descubrió





Allí empezó la carrera

Y el ratón burla le hacia

Rompieron plantas y flores

Que la abuelita tenía



Los dos son inseparables

Siempre juntos se les ve

Un día no muy lejano

Se aprenderán a querer
 
*-*-*-*-*-*-*-*
Pues sí, como jugando al ratón y al gato he estado todo este tiempo. El ordenador me perseguía; yo me escapaba, me escondía, no por gusto o por vagancia; más bien porque el tiempo no me daba para todo lo que tenía y quería hacer.
Al final, el "olor del queso" ha vencido y yo no tuve más remedio que salir a por él, me he dejado cazar por el gato y aquí estoy de vuelta, haciéndome a mí misma la promesa de que tengo que organizarme mejor, no agobiarme, y así poder, o al menos intentar, abarcar todo aquello que me propongo.

Y ya que estos dos animalillos me acompañan en esta entrada de mi regreso, quería enseñaros dos bichitos de su especie que desde hace unos meses habitan en mi casa.

El minino:
No le he puesto nombre, pero es muy mimoso, siempre colgado del sofá, haciéndonos compañía..... ¿Y qué secretos guardará?. Pues algo tan "vital" en nuestras vidas como los mandos a distancia, jaja. Sí, en realidad el gato se cuelga del brazo del sofá y hace como un bolsillo. Se acabó eso de desesperarse quitando cojines, mantas y apartando cualquier otra cosa en busca de esos objetos tan preciados!!. Ahora todo el mundo sabe dónde ir a buscarlos y dónde dejarlos después...

Y ahora el piquiñín de la casa, un alfiletero muy cómodo y simpático, hecho con una de mis telas favoritas. Se acabó eso de clavar las alfileres y agujas en los brazos de la butaca cuando me pongo con el patchwork! (aunque os confieso que me siento un poco maltratadora cuando se las clavo a este pobrecillo...):
Como decía la poesía, felino y roedor están obligados a quererse, aunque yo sé que lo conseguirán puesto que fueron creados con el mismo cariño e ilusión.

(Os prometo que no tendréis que esperar tanto para la siguiente entrada.
Gracias por estar ahí).