Como si de un verdadero plato se tratase, esta marca fue creada gracias a la mezcla de una serie de ingredientes que se detallan a continuación:
Aquí encontrarás cositas únicas, personales, cuidadas hasta el más mínimo detalle.

Todas ellas son producto de una galletita loca que no puede parar de imaginar, crear y soñar cosas bonitas.

Espero que te gusten.

¡Gracias por tu visita!
Si buscas algo especial, diferente y personal, éste es tu sitio. Da igual si quieres un detalle para regalar o para uso personal. Te invito a que pasees por todos los catálogos que aparecen aquí. De todas formas, en esta página principal irán apareciendo entradas con las novedades que luego incluiré en cada uno de dichos catálogos, clasificadas adecuadamente. Si te interesa un tema en concreto, no dudes en pinchar en la gallinita correspondiente, pues allí podrás encontrar toda la información necesaria para hacer un pedido, como los precios, gastos de envío... Si aún así te queda alguna duda, ya sabes, escríbeme a la dirección que aparece arriba.

Y si quieres estar permanentemente informad@ de lo que se inventa esta galletita, visítame a menudo, me harás muy feliz.


domingo, 29 de mayo de 2011

ARTE EN CUPCAKES


Es innegable que los muffins y los cupcakes están cada día más de moda. Las revistas nos muestras en numerosas ocasiones un abanico enorme de nuevos locales, dedicados en exclusiva a estos productos, que son a cual más lindo, decorados con un encanto especial, muy románticos en su mayoría, en los que prima el color blanco del mobiliario, seguro que para que la nota de color y alegría la pongan la gran variedad de cupcakes en ellos expuestos.
Estos maravillosos pasteles se hicieron más famosos aún con la aparición en la película Sexo en Nueva York, cuando una escena transcurrió en un reconocidísimo local llamado Magnolia Bakery. Yo he estado en un local pequeñito esta Semana Santa en Buenos Aires, y os puedo asegurar que emanaba encanto por todos sus costados. Y no digamos nada del aroma que allí se respiraba... Además, como os digo, con un gran colorido en sus vitrinas y mostradores, con unos pastelillos que parecían verdaderas obras de arte, y que estaban diciendo a gritos: ¡¡Cóooooomeme!!.
Como no me podía decidir ante tanta variedad, acabé comprándome un muffin. Pero no un muffin cualquiera, no. Era el muffin más grande que ví en toda mi vida!!!. Era de chocolate, con trozos de chocolate encima que lo hacían altísimo, y por si ya fueran pocas las calorías así, estaba relleno de dulce de leche....Nada, lo que os podéis imaginar, un simple bocadito para matar el gusanillo...jaja. De recuerdo me llevé la taza que os muestro (una más para mi colección), en la que aparece el logotipo del establecimiento.

Y como broche final de esta entrada, os muestro un cuadrito (hacía mucho que no os enseñaba ninguno), con una niña dispuesta a atacar una de esas delicatessen.
Espero no haber abierto mucho vuestro apetito....

No hay comentarios: